lunes, 13 de julio de 2015

Podía pasar horas y horas mirando hacia la puerta. Mis esperanzas de que un día tu entraras riendo por ahí aun no morían. Mi amor no moría, vivía palpitando en mi pecho, pero tu no volvías, y yo seguía mirando.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario